Cómo Café Verde me salvó la vida

Hola, amigos lectores.

Mi nombre es Adriana. Soy arquitecto, tengo 30 años, no me he casado, no tengo hijos y esta es mi historia. Les contaré cómo fue mi vida con sobrepeso y cómo Green Coffee Bean Max fue mi salvación.

KO partido Gongseng
granos de café verde

Desde niña sufrí de sobrepeso. Era la niña “gordita” del salón. Durante toda mi vida fui víctima de bromas pesadas (jajaja, bromas “pesadas”) debido a mi peso. Muchos niños, durante la educación primaria, se burlaron de mí y me pusieron apodos como “manteca”, “cerdita”, “bola de grasa”, entre otros; pero en la educación secundaria todo fue mil millones de veces peor. Al entrar en la edad de la adolescencia y el desarrollo mi gordura y sobrepeso ya no eran enternecedores para nadie.Muchas veces reflexioné sobre cómo bajar de peso, pero sentía que nada podría ayudarme. Mientras que mis amigas y compañeras crecían hacia arriba, yo crecía para los lados. Engordaba y engordaba sin parar. Ya no era “gordita”, era OBESA. Muchas, la mayoría, de las chicas de mi clase vivieron los beneficios de la pubertad frente a mis ojos: se volvieron altas, piernas largas, senos redondos y jóvenes, piel suave, cuerpos de mujeres elegantes. Yo, en cambio, era tan gorda que mi mamá tenía que hacerme las faldas del colegio, porque no encontrábamos uniformes de mi talla. Mis senos crecieron demasiado y eran flácidos, caídos, como los senos naturales de una mujer de 70 años. De paso, sufría de acné. Debido a que era tan fea (porque sí, lo era) no me apetecía nunca arreglarme el cabello, ponerme ropa linda. No era feliz. Ningún chico en la secundaria jamás se interesó por mí. Sé que no solo se burlaban de mí, frente a mí y también a mis espaldas, sino que también les causaba repulsión y asco. Y, a decir verdad, lo comprendo perfectamente. Hasta yo sentía eso por mí misma. No tenía ánimos de nada. Odiaba estar en mi casa y odiaba estar en el colegio. Lloraba mucho y todo me parecía horrible. Cosas de adolescentes que para mí se acrecentaban por lo que veía en el espejo y me parecía tan horroroso. No me gustaba ni verme desnuda cuando me duchaba, así que cerraba los ojos. Si por alguna razón me veía desnuda en el espejo, me espantaba, así que prefería evitarlo. Muchas veces probé remedios caseros para adelgazar, pero nada de eso servía.

COMPRA VERDE DEL CAFÉ

café verde
Colección de café verde

La adolescencia es una etapa difícil en la vida de muchas personas; es una etapa en la que las emociones de todo tipo están a flor de piel, así que es muy fácil sentirse como una basura hasta por los comentarios más mínimos. Durante esta etapa de la vida, la seguridad que te da tu aspecto físico es muy importante. Sumado a eso, tenemos que los adolescentes suelen ser bastante crueles, muy poco educados y bastante desconsiderados, por lo menos la mayoría, y hablo desde mi punto de vista nada más, obvio. Cuando miro al pasado y me recuerdo durante la adolescencia siento tristeza por lo poco que me quería a mí misma durante ese tiempo y por todos los momentos desagradables que pasé. Sentirse tan miserable en nuestra propia piel es una de las peores sensaciones.

Sobreviví a la secundaria a duras pena y llegué a la Universidad. Me esperaba que la Universidad fuese aún peor. La verdad es que esperaba que el resto de mi vida fuese una tortura. El primer día de clases no solo ví al hombre más perfecto que había visto, sino que también conocí a muchas muchachas geniales en la escuela de arquitectura de mi Uni. A pesar de que me seguía viendo horrible, me empecé a sentir mejor conmigo misma porque formaba parte de un grupo de amigas geniales. Estudiábamos juntas y hablábamos todo el tiempo. Ninguna de ellas era gorda, mucho menos como yo, pero me querían, y yo las quería a ellas. Un día planeamos una noche de chicas en casa de una de ellas. Hablamos durante un rato largo hasta que, por alguna razón, empecé a contarles sobre este chico que me gustaba y les dije que pensaba que jamás le iba a gustar por lo gorda que era. Una de ellas me dijo que tenía la solución para mí y qué sabía cómo bajar de peso, porque su mamá, quien había sido más gorda que yo, lo había logrado. Me dijo que se trataba de una bebida, café verde para adelgazar. Me explicó que provenía de los granos de café sin tostar y me habló de las propiedades del café verde.

COMPRA VERDE DEL CAFÉ

kopi digongseng
Beneficios de café verde

Recuerdo que en ese momento le dije que no era posible que existiera café para adelgazar. Ella me dijo que sí y en ese momento llamó a su mamá quien me confirmó que sí, que el café verde para adelgazar existe y le había cambiado la vida. Le pregunté dónde comprar café verde y me mandó un link. Me emocionó mucho el precio del café verde, porque cuando escuché los beneficios de los que me habló, pensé “seguro cuesta una fortuna”.
En ese momento todo cambió para mí. El solo hecho de decidir comprar Green Coffee Bean Max me dió fuerzas, me dió esperanzas. En cuanto el paquete llegó (súper rápido), leí las instrucciones y los beneficios del café verde, impresos en la etiqueta, y empecé a tomarlo. Bajé 4 kilos durante la primera semana y nunca volví a mirar atrás. Al fin tenía el cuerpo de mis sueños. Pude ir a comprar toda la ropa que siempre había querido. No solo me ayudó a bajar de peso, también eliminó por completo toda mi celulitis y tonificó mi piel. Hoy soy la mujer más feliz del mundo gracias a este producto maravilloso.

Si quieren saber dónde comprar el café verde, miren el link de abajo.

PEDIR CAFÉ VERDE + FRASCOS DE REGALO

Leave A Reply

Your email address will not be published.